En medio de la emergencia sanitaria causada por el COVID-19, las instituciones educativas tuvieron que replantear el modo de enseñanza, dejando los salones de clases para pasar a la enseñanza virtual, la cual en la mayoría de los centros educativas no estaba planeada ni consolidada.

Si bien la enseñanza virtual o educación a distancia, es un modelo educativo que ofrece beneficios para los estudiantes tales como: la flexibilidad de horarios,  oportunidad de impartir la materia con más recursos visuales, entre otros; para los educadores implica convertir a la tecnología como una aliada para continuar con sus labores de docencia.

La tecnología es indispensable en la enseñanza virtual, por lo cual es importante que tanto alumnos como profesores estén preparados para llevarlo a cabo. Los estudiantes empiezan a utilizarla desde una edad temprana, por lo cual los docentes deben afrontar el reto de complementar sus clases con tecnología educativa o herramientas digitales que permitan continuar con el aprendizaje, ya sea para la modalidad de educación online o presencial.

Los retos de los profesores en la enseñanza virtual

Los docentes y alumnos acostumbrados a un aula y horario establecido, se enfrentan a los retos que implica el impartir cursos en vía online.  Uno de estos desafíos es la adaptación a las nuevas tecnologías, esto relacionado con la brecha generacional de los tutores, si bien para algunos el uso de la tecnología es algo normal (aunque no sean nativos tecnológicos), para algunos otros sufren ante el cambio radical y les resulta difícil el adaptarse a la situación.

El replantear los contenidos es una de las tareas que deben de realizar, ya que la metodología de sus clases estaba pensada para la modalidad presencial, lo cual implica realizar modificaciones en la planeación para dar los temas en la modalidad virtual.

La tecnología educativa o las nuevas tecnologías aplicadas a la educación están evolucionando las formas de enseñanza-aprendizaje, creando herramientas digitales que facilitan la comunicación con los estudiantes sin necesidad de estar en un salón de clases, Classroom (la plataforma de Google) es un buen ejemplo sin embargo no es la única.

Por otro lado, los profesores en esta modalidad educativa deben fungir como acompañantes y orientadores en el aprendizaje de los estudiantes, quienes deben desarrollar habilidades para que este modelo educativo funcione. Sin embargo, surge una interrogante ¿cómo los docentes se aseguran que los alumnos han comprendido los contenidos de las clases en línea?

Existen plataformas y herramientas que permiten que los profesores impartan clases de manera online, algunas permiten la realización de pruebas y dar retroalimentación tanto de manera sincrónica como asincrónica, las cuales permiten conseguir sus objetivos y al mismo tiempo permiten la creación de contenidos de su autoría que brindarán apoyo a sus estudiantes. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Por qué los centros educativos deben de contar con aulas virtuales?