Este post esta especialmente escrito para aquellos docentes que se enfrentan con el reto de virtualizar sus clases por primera vez, como respuesta de las instituciones a las medidas sanitarias en relación con el COVID19.

A continuación, encontrará algunos consejos que debe tener en cuenta al planear y llevar a cabo sus primeras sesiones virtuales.

1. PREPARARSE

Uno de los primeros elementos que debemos garantizar es el acceso que tienen los estudiantes a un computador o dispositivo móvil que permita interactuar con nosotros, tanto sincrónica como asincrónicamente, para lo cual es fundamental que tengan conexión a internet.
Seleccione plataformas que le permitan grabar las sesiones que realice en vivo, complemente con otros videos explicativos, lecturas complementarias y genere actividades asincrónicas que mantengan la atención y actividad del estudiante en la asignatura.

Dentro del aprendizaje virtual es bueno tener en cuenta los métodos de diseño instruccional para preparar las sesiones o actividades:

Métodos expositivos

  • Presentaciones
  • Casos de estudio
  • Ejemplos de trabajo
  • Demostraciones

Métodos aplicativos

  • Métodos de demostración práctica
  • Ayudas laborales
  • Ejercicios basados en casos
  • Juegos de rol
  • Simulaciones y juegos serios.
  • Investigación guiada
  • Proyecto de trabajo

Métodos de colaboración

 

  • Discusión guiada en línea
  • Trabajo colaborativo
  • Tutoría entre iguales

Explore las diversas posibilidades para utilizar estos métodos en su clase, según los contenidos lo permitan y para cumplir los objetivos prestablecidos para su clase.

2. AJUSTAR

El objetivo no es sólo adaptar los contenidos de la clase a un ambiente virtual, requiere nuevas formas y estrategias pedagógicas.

  • Realice ajustes a su plan de clase, en particular preste atención a los objetivos de aprendizaje, indicando qué actividades requiere rediseñar o crear.
  • Tenga en cuenta que, aunque los estudiantes hayan visto tutoriales no significa estén preparados para un AVA (ambiente virtual de aprendizaje), adaptarse puede tomar tiempo por lo que es necesario hacer seguimiento y motivarlos constantemente.
  • Utilice recursos básicos de los AVA como foros de inquietudes (para solucionar dudas sobre los contenidos de la clase) y foros de discusión (como complemento a las clases donde promueva la generación de ideas originales, estimule las opiniones críticas y la construcción de aportes sobre las ideas de los demás).
  • Hay mitos sobre el aprendizaje en línea. Para algunas personas no es igual de válido que estar reunidos en un salón de clase o simplemente, por sus preferencias prefiere la presencialidad sobre la virtualidad. Cada modalidad desarrolla ciertas habilidades, en un entorno virtual las personas requieren mayor organización y una mayor dosis de disciplina. El estudiante es protagonista de su proceso de aprendizaje requiere establecer y respetar horarios para continuar y culminar su proceso de formación.

3. PRUEBE Y COMPRUEBE

Antes de programar actividades con sus estudiantes, pruebe y compruebe las plataformas tecnológicas que dispone su institución, identifíquelas y comprendan el objetivo de cada una de ellas; si estas no cumplen lo que está buscando realizar en clase, complemente con herramientas libres.

Por ejemplo:

  • LMS: Moodle, Blackboard, Google Classroom etc.
  • Comunicación: MS Teams, Collaborate, Hangouts, etc.
  • Trabajo colaborativo: Google Suite y Microsoft Office 365.
  • Productividad y gestión de proyectos: Trello, Monday, Asana, Evernote, etc.
  • Almacenamiento en la nube: Dropbox, Google Drive, Microsoft OneDrive, Box, etc.
  • Realizar y editar videos (videotutoriales): ScreenCast-o-Matic, Camtasia, Jing, etc.
  • Presentaciones e infografías: Visme, Prezi, Canva, Powtoon, Piktochart, etc.

Teniendo en cuenta la herramienta que vaya a utilizar, haga pruebas de los recursos que va a utilizar y la forma en que el estudiante dispone y visualiza la información.

Utilice los recursos con los que tenga mayor facilidad y familiaridad; no es necesario utilizar todos los recursos sino aquellos indispensables para los temas de clase.

Comunicar

En lo posible, establezca horarios adicionales para comunicarse con sus estudiantes; recuerde que el correo electrónico institucional es un canal fundamental en estos momentos. Esto, además, implica establecer tiempos de respuesta.

Revise las políticas de comunicación de su institución. Sabemos que herramientas de mensajería gratuitas como Whatsapp, Skype, Telegram, entre otras son de uso cotidiano para los estudiantes; sin embargo, no permita que se utilicen de manera indebida para compartir información personal (consulte las políticas de privacidad y comunicación de su institución, compártalas con sus estudiantes y en la medida de sus posibilidades, explíquelas). Aproveche estos recursos, creando un grupo de su clase o una lista de difusión donde el flujo de comunicación sea rápido y masivo.

QUE TENER EN CUENTA DURANTE…

Socialice su estrategia de acompañamiento virtual a los estudiantes. Así como en el primer día de clase, presente el plan de asignatura con las modificaciones para el período de tiempo establecido por su institución para las clases virtuales. Establezca compromisos con el grupo y motívelos para que sea más amigable la transición. 

Compruebe que los estudiantes están recibiendo la información, está la puede realizar a partir de las herramientas de comunicación como los chats, cuestionarios e incluso juegos de validación, conectando así varias herramientas y haciendo el flujo de trabajo mucho más natural para el estudiante.

Utilice los recursos digitales que ofrece la biblioteca de su institución: Aproveche las bases de datos bibliográficas, las plataformas de libros electrónicos e incluso la asesoría en línea de los bibliotecarios y especialistas en información. Estos se convierten en recursos adicionales puede compartirlos en el momento en que este hablando de un tema específico.

QUE HACER DESPUÉS…

Curva de aprendizaje

Reflexione y valore su primera sesión o semana de formación virtual o remota. Comparta sus hallazgos con otros docentes para juntos mejorar el trabajo virtual.

Retroalimentación

Reserve espacios dentro de sus sesiones sincrónicas para resolver dudas sobre la clase, incluso sobre la metodología usada.

Si realiza actividades asincrónicas, recuerde dejar diferentes elementos de retroalimentación para que sus estudiantes puedan verificar la información que están adquiriendo, con actividades como foros generales, pruebas de selección múltiple, preguntas abiertas, juegos virtuales y formularios de captura de la información de retroalimentación por parte del estudiante.

Después de la sesión escuche a sus estudiantes las diferentes percepciones de la clase y aplique las mejoras a las siguientes sesiones.

En nuestro blog, estaremos dando más información sobre herramientas que debería tener en cuenta para hacer sus clases virtuales una experiencia memorable para sus alumnos.

Espera nuestro próximo post.