Hoy en día, la biblioteca está conformada por la biblioteca física y la online. Son dos espacios que no deben estar separados ni diferenciados, pues tienen que formar un único conjunto.

Ahí es donde entra el papel del bibliotecario, el profesional que hace que esta unión sea realidad. Por lo que debe de tener un conocimiento sobre el entorno digital, es decir, debe poseer una serie de habilidades digitales, así como conocer aquellas funciones que puede realizar para liderar el espacio online al igual que el espacio físico con conocimientos en soportes analógicos, servicios y actividades presenciales.  

Las bibliotecas poco a poco han incorporado los procesos de automatización, digitalización y preservación de las colecciones, así como tener presencia online. Sin duda, los avances tecnológicos no son ajenos al mundo bibliotecario, ya que estos han hecho que los bibliotecarios estén más preparados en este mundo que tiende a la digitalización de todos los aspectos de la vida personal y profesional.

El nuevo perfil bibliotecario

Anteriormente se concebía al bibliotecario como un conservador o coleccionista, sin embargo, con la llegada de las nuevas tecnologías y su incorporación en las bibliotecas se produjo un cambio en el concepto del bibliotecario actual.

El papel del bibliotecario digital se esta convirtiendo en un elemento clave para el desarrollo de la sociedad actual.

Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de obtener información, por lo que los bibliotecarios deben asegurar que todos los documentos estarán disponibles en todo momento y serán accesibles desde cualquier parte del mundo.

Por lo cual, el bibliotecario digital debe de tener una serie de habilidades y aptitudes para el desarrollo de sus funciones online. Algunas de ellas son:

  • Conocimiento tecnológico y digital: Utilizar aquellas herramientas tecnológicas (aplicaciones móviles, nuevos soportes de lectura, plataformas digitales, etc.) que beneficien a la biblioteca y a los usuarios.
  • Comunicación en red: Saber comunicarse de manera efectiva a través de las distintas maneras que ofrece Internet.
  • Coordinación y trabajo en equipo de manera remota: Capacidad para coordinarse, comunicarse y gestionar de forma eficiente los recursos que tiene a su disposición.
  • Actitud de servicio y orientación hacia el usuario: debe tener una clara vocación de servicio hacia los usuarios online de la biblioteca para satisfacer sus necesidades, además de informar y formar.
  • Conocedor de la gestión de la información en red: Debe tener la capacidad para la generación de contenidos que ayuden a los usuarios de la biblioteca, asi como tener la capacidad de síntesis y selección de la información en red para acercarla a los usuarios.
  • Aprendizaje continuo: Tener ganas de aprender y la capacidad de adaptarse rápidamente a las nuevas formas de comunicación y/o del uso de distintos recursos, plataformas y herramientas online.
  • Capacidad para tomar decisiones y resolver problemas: trabajar de manera autónoma, además ser capaces de tomar decisiones en la resolución de problemas que tengan lugar en la red.

Tareas del bibliotecario actual

La tecnología para la distribución de información se vuelve inútil si no cuenta con alguna forma de localizar, filtrar y organizarla. El nuevo perfil del bibliotecario combinará las destrezas de informáticos, bibliotecarios y expertos de bases de datos para ayudar a los usuarios a localizar la información gestionada.

Las tareas a realizar por estos profesionales de la información se agrupan en 3 áreas de trabajo:

  • Ofrecer el acceso a la información: Dar acceso a los recursos por medio de las tecnologías actuales. La labor consiste en no solo ahorrar tiempo o esfuerzo al usuario en la busqueda de información, sino ofrecerle contenidos adecuados a sus necesidades.
  • Asistencia al investigador: Identificar, localizar y obtener publicaciones propias o prestadas a la biblioteca.
  • Diseñador de un sistema de colaboración: En ocasiones los usuarios informan sobre las dificultades al consultar un sistema o bien, los profesionales encuentra necesidades del sistema, por lo que los bibliotecarios buscarán la manera de mejorar la funcionalidad necesaria.

Una herramienta para el bibliotecario digital

MyLoft es una app que permite tener su biblioteca completa en un solo punto de acceso, así como integrar todo su catálogo electrónico en un solo sitio o aplicación. Además, ofrece acceso completo a tus recursos, resultados de búsquedas identificadas como material suscrito, personalización de recursos preferidos, acceso online y offline, entre otras.

Gracias a sus distintos buscadores cuenta con contenido nuevo que permite crear un banco de información a sus usuarios. De igual forma, permite etiquetar y organizar los contenidos a partir de las preferencias de los usuarios. Un aspecto a destacar de la app es que es amigable con las personas débiles visuales.