Las bibliotecas no significan lo mismo para todo el mundo. Para algunos son un lugar donde los niños pueden iniciarse en el hábito de la lectura o el espacio en donde se puede estudiar, y para otros, es un lugar donde se pueden llevar libros prestados, acceder a Internet o efectuar investigaciones. Sin embargo, todas esas representaciones coinciden en un aspecto: todas ven a las bibliotecas como un medio para acceder a conocimientos. 

Gracias al internet, se han creado numerosas posibilidades de acceso a los conocimientos. No obstante, aún no se ha convertido en una realidad la idea de llevar a cabo una digitalización a gran escala de las colecciones de las bibliotecas. Ante esto, las bibliotecas muestran su apoyo a la investigación a través de garantizar el acceso y preservar la producción intelectual universitaria.  

Dentro de las acciones que realizan se encuentran la capacitación en herramientas de producción científica (como las bases de datos), la obtención de documentos o de recursos especializados. De ahí, radica la importancia de que las bibliotecas cuenten con un acervo hibrido, es decir, que cuenten con recursos físicos y electrónicos tomando en cuenta las necesidades de sus usuarios, para que estos puedan acceder a la información que requieran 

Beneficios que ofrecen los recursos electrónicos a los investigadores

Con el crecimiento exponencial de documentos, libros y el avance en descubrimientos científicos que anualmente se publican, es casi imposible de manera tradicional, mantener los acervos de documentos y bibliotecas para cubran de manera satisfactoria las necesidades de información de los usuarios. 

Por eso, en las diferentes áreas del conocimiento, los libros electrónicos han tomado gran relevancia, por el hecho de facilitar el acceso a la información y por poner el conocimiento al alcance de todos. Hay diversas razones por las que es útil y provechoso incorporar los libros electrónicos a las bibliotecas, sin embargo, algunas de las más mencionadas son: 

  • Ocupan menos espacio y requieren un menor mantenimiento: Diferentes libros pueden ser almacenados en un solo dispositivo o colocarse en un repositorio institucional. Además, resulta más práctico y económico el mantenimiento de una biblioteca digital.  
  • No tiene un límite de usuarios:De manera física, las bibliotecas podían realizar préstamos de una obra de acuerdo a los ejemplares de la misma, sin embargo, las bibliotecas digitales permiten que diferentes alumnos pueden acceder a una obra de manera simultánea, según la forma en la que suscriba el recurso. 
  • Acceso 24/7, sin importar la ubicación geográfica: Al contar con tu propia biblioteca digital, los estudiantes no tendrán límites de horario o de ubicación para revisar tu catálogo. Con solo conectarse en línea, lo tendrán a su entera disposición. 

IGNITE Online apoya a las bibliotecas en sus esfuerzos por garantizar el acceso a recursos a través de soluciones que simplifican la adquisición de recursos ya sean impresos o digitales, con la finalidad de promover y apoyar los procesos de investigación centralizados en las bibliotecas.